Subir
Plan de actuación empresarial ante el coronavirus Rellenar el modelo

Plan de actuación empresarial ante el coronavirus

Última revisión
Última revisión 04/06/2020
Formatos
Formatos Word y PDF
Tamaño
Tamaño 9 a 14 páginas
Rellenar el modelo

Información sobre el modelo

Última revisión: 04/06/2020

Tamaño: 9 a 14 páginas

Formatos disponibles: Word y PDF

Opción: Ayuda de un abogado

Rellenar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Rellenar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Rellenar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Rellenar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Consultar a un abogado

Puedes optar por recurrir a los servicios de un abogado después de haber rellenado el documento.

Consultar a un abogado

Plan de actuación empresarial ante el coronavirus

Este documento permite a cualquier empresario, ya sea persona física (trabajador autonomo con empleados) o persona jurídica (como puede ser una empresa, una sociedad, una asociación, etc.) establecer una serie de normas o reglas que deberán seguir los empleados con el fin de reducir el riesgo de contagio del coronavirus y permitir que su actividad (o el retorno a su puesto en su caso) se pueda llevar a cabo sin suponer un riesgo grave e inminente para su salud.

Así, este documento permite fijar una guía o política general de actuación de los empleados ante la situación excepcional provocada por el coronavirus, con el fin de prevenir los posibles riesgos que puedan sufrir los trabajadores en el desarrollo de su actividad, y en cumplimiento de la correspondiente normativa de prevención de riesgos laborales.

 

  • ¿Qué tipos de medidas deberá adoptar el empleador para reducir el riesgo de contagio por el coronavirus?

El empleador deberá adoptar todas las medidas que puedan ser adecuadas para reducir el contagio de coronavirus de acuerdo a las medidas recomendadas u obligatorias fijadas por las autoridades sanitarias. En concreto, se podrán establecer alguna de las siguientes medidas:

  • Uso obligatorio de materiales de seguridad, incluidas las mascarillas, pantallas o viseras protectoras, guantes, gafas protectoras, etc. que hayan sido previamente distribuidas por el empleador.
  • Redistribución del centro de trabajo para garantizar la distancia de seguridad mínima necesaria entre los empleados.
  • Obligación de mantener una ventilación adecuada de las instalaciones.
  • Instrucciones sobre la forma en la que se llevará a cabo la prestación del servicio por parte de los trabajadores (indicando las medidas de seguridad que se deberán seguir y el procedimiento).
  • Fomento del teletrabajo siempre que ello sea posible.
  • Obligación de los trabajadores de informar a la dirección en el caso de que hayan estado en posible contacto con gente afectada por el coronavirus, o en el caso de que experimenten síntomas relacionados con el coronavirus.
  • Proteger a los trabajadores cuya salud se pueda ver especialmente afectada por el coronavirus (p. ej. personas diabéticas, con sobrepeso, con problemas respiratorios, etc.), estableciendo medidas especiales para evitar su exposición al coronavirus.
  • Información sobre las medidas higiénicas, incluyendo la obligación de lavarse las manos o desinfectarse cada cierto tiempo, prohibición de uso de zonas comunes sin respetar la distancia de seguridad mínima de dos metros, uso de desinfectantes, etc.
  • Normas sobre la política de atención de los clientes para prevenir posibles contagios.

En todo caso, el empleador podrá incluir todas las medidas que estime oportunas teniendo en cuenta las características de su actividad y de los posibles riesgos concretos en los que puedan incurrir los trabajadores en su puesto.

 

  • ¿Cuáles son las consecuencias de la existencia de un riesgo grave de contagio de coronavirus?

En los casos en los que no se adopten las medidas necesarias para reducir el riesgo de contagio de los trabajadores, el empleador podrá ser responsable por los efectos que pueda tener su decisión sobre la salud de estos. En concreto, podría suponer un incumplimiento de la normativa sobre protección de riesgos laborales, lo cual podría dar lugar a sanciones administrativas, así como a la posible obligación de compensar a los trabajadores por los efectos en su salud del coronavirus.

Por otro lado, en el caso de que exista un riesgo grave de contagio por no contarse con las debidas medidas de seguridad, los trabajadores podrán solicitar a la autoridad el cese de la actividad hasta que el empleador adopte las medidas necesarias para reducir el riesgo.

 

¿Cómo utilizar el documento?

Este protocolo permite al empresario establecer por escrito las medidas o formas en las que los trabajadores deberán realizar su actividades sin comprometer su salud y reduciendo los riesgos de contagio del coronavirus.

 

  • Contenido mínimo de la comunicación

Este documento incluye el contenido mínimo necesario para garantizar la validez de este documento. En concreto, este documento incluye:

  • Los datos del empleador o empresario que prepara el presente plan.
  • El detalle de los motivos o circunstancias de riesgo que se desean prevenir (objetivos del plan).
  • Las normas de conducta concretas que deberán seguir los trabajadores para prevenir posibles contagios.
  • Las medidas que adoptará el empleador para proteger a los trabajadores y a los clientes en los centros de trabajo.
  • La fecha en la que entran en vigor las medidas adoptadas.
  • Las normas de funcionamiento del plan y de supervisión de su cumplimiento.

Este plan deberá ser comunicado a los trabajadores, ya sea mediante su entrega en mano, con la firma del recibí del empleador (o de un responsable habilitado para firmar), por e-mail o medio telemático (recomendable ante la situación actual de pandemia) o situando copias en sitios visibles en cada uno de los centros de trabajo.

 

Normativa aplicable

Este plan de prevención de riesgos cumple con lo dispuesto en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, así como con las recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias para luchar contra el coronavirus.

 

Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.

 

¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Rellenar el modelo