Subir

¿Cuáles son las diferencias entre una excedencia voluntaria y una excedencia por cuidado de familiares?

Última revisión:
Última revisión: 16 de enero 2020
Última revisión:
Categoría: Solicitud de vacaciones, excedencias y bajas
Valoración 4,9 - 6 votos

La solicitud de una excedencia por parte de un trabajador supone la suspensión temporal de su contrato de trabajo; es decir, el trabajador no está obligado a trabajar y la empresa deja de estar obligada a pagar su sueldo mientras dure la excedencia, pero el contrato de trabajo no desaparece. De esta forma, tal y como se recoge en profundidad en nuestra guía "¿Cuáles son las diferencias entre dimitir y pedir una excedencia voluntaria?", la concesión de una excedencia no supone la terminación del contrato de trabajo como sí ocurre en el caso de la renuncia o dimisión voluntaria.

Dentro de las excedencias, las dos modalidades más comunes que pueden disfrutar tanto los trabajadores del sector privado como los empleados del sector público (funcionarios de carrera, personal laboral, funcionarios interinos y personal eventual) son: (i) la denominada excedencia voluntaria (o por interés particular en el sector público), comentada en nuestra guía "Cuándo y cómo se puede pedir una excedencia voluntaria", y (ii) la denominada excedencia por cuidado de familiares. En ambos casos tiene lugar la suspensión del contrato de trabajo o del servicio activo del empleado público, pero sus requisitos y características son muy diferentes. En los siguientes puntos se tratará de señalar las principales diferencias de estas dos modalidades de excedencias.

1. ¿Cuáles son los requisitos para solicitar una excedencia voluntaria y una excedencia por cuidado de familiares?

Ambos tipos de excedencias se deberán solicitar formalmente al empleador o Administración mediante el correspondiente documento:

Ahora bien, los requisitos necesarios a la hora de llevar a cabo la solicitud son distintos:

En el caso de las excedencias voluntarias, el empleado deberá contar con una antigüedad mínima en la empresa o en la Administración para poder solicitar la excedencia.

  • Así, en el caso de empleados del sector privado, deberán contar con una antigüedad en la empresa de al menos un año. Además, deberá haber transcurrido un plazo mínimo de cuatro años desde que disfrutó su anterior excedencia voluntaria. Estos plazos pueden reducirse dependiendo del convenio colectivo aplicable al empleado.

Cualquier trabajador, independientemente de su tipo de contrato (temporal, a tiempo parcial, por obra y servicio, etc.) o de su sector de actividad, podrá solicitar este tipo de excedencia siempre que cumpla con los requisitos citados en el párrafo anterior.

  • En el caso de empleados del sector público, el personal laboral de la Administración General del Estado deberá contar una antigüedad mínima de un año, además de no haber solicitado una excedencia anterior en un plazo mínimo de tres años desde la finalización de la anterior excedencia voluntaria. Respecto al personal laboral de otras administraciones (administración autonómica o local) se deberá estar a lo dispuesto en su normativa concreta. En el caso de los funcionarios de carrera, se exige haber prestado sus servicios durante un plazo mínimo anterior que oscila entre los 2 y 5 años, dependiendo de la Administración para la cual presta sus servicios. Respecto a los restantes empleados públicos se deberá estar a lo dispuesto por la normativa de la administración concreta (administración autonómica o local) para la que presta sus servicios. En la guía "Cuándo y cómo se puede pedir una excedencia voluntaria" se recoge información más específica sobre estos plazos.

Los funcionarios interinos y el personal eventual de la Administración podrán también disfrutar de excedencias voluntarias a pesar del carácter temporal de su puesto. En todo caso, únicamente se podrán reintegrar a la Administración si su puesto no ha sido eliminado por la misma u ocupado por un funcionario de carrera.

Por otro lado, en el caso de las excedencias por cuidado de familiares, no es necesario que el empleado cuente con una antigüedad mínima en la empresa o en la Administración. Esta excedencia se podrá solicitar siempre que se motive en base a los puntos indicados en el apartado siguiente.

En el caso de que dos o más empleados de la misma empresa soliciten esta excedencia para el cuidado de una misma persona, el empresario podrá limitar su concesión por razones justificadas de funcionamiento de la empresa. En el caso de los empleados del sector público, también el derecho a esta excedencia se podrá limitar cuando dos empleados de la misma unidad soliciten esta excedencia, y su disfrute por ambos pueda perjudicar el funcionamiento de la administración.

2. ¿La solicitud de una excedencia voluntaria o de una excedencia por cuidado de familiares debe estar motivada?

En el caso de la excedencia de carácter voluntario, no es necesario en líneas generales (salvo que el convenio colectivo indique lo contrario) justificar la razón de la solicitud de la misma. La excedencia voluntaria se puede solicitar por cualquier motivo (tomarse un año sabático, realizar un viaje alrededor del mundo, estudiar, etc.).

En contraposición a lo anterior, la excedencia por cuidado de familiares queda sujeta, como su nombre indica, al cuidado de personas relacionadas con el empleado. En concreto, se podrá solicitar esta excedencia en los siguientes casos:

  • Para el cuidado de un hijo o hija recién nacido/a o adoptado/a (también denominada excedencia por maternidad o paternidad). Esta excedencia se podrá solicitar desde la fecha de nacimiento o desde la resolución judicial o administrativa referida a la adopción o a la guarda con fines de adopción, para dedicarse al cuidado del mismo.
  • Para el cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida. Se consideran incluidos dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad la madre, el padre, los abuelos y abuelas, los hijos e hijas, los nietos y nietas y los familiares del cónyuge con el mismo parentesco (suegra, suegro, etc.).

3. ¿Cuáles son los períodos de duración de una excedencia voluntaria en comparación con una excedencia por cuidado de familiares?

Al igual que en los puntos anteriores, también existen diferencias en el total de tiempo durante el que se podrá disfrutar este tipo de excedencia.

En el caso de las excedencias voluntarias, el tiempo dependerá del tipo de empleado.

  • En el caso de empleados en el sector privado, la excedencia se podrá solicitar por un período mínimo de cuatro meses y máximo de cinco años, salvo que el convenio colectivo aplicable al trabajador permita un plazo de duración superior. En el caso de que se solicite la excedencia por un periodo menor a cinco años, se podrá solicitar la prórroga de la misma hasta el plazo máximo señalado.
  • En el caso de los empleados públicos, su duración máxima dependerá de su puesto y de la administración para la que presta sus servicios. Así, en el caso del personal laboral, tendrán los mismos plazos (aunque se deberá tener en cuenta lo dispuesto en el convenio colectivo aplicable). En relación con el personal funcionarial, dispondrán en general de períodos de disfrute superiores, dependiendo de los años de servicio del empleado que solicita la excedencia.

En lo referido a las excedencias por cuidado de familiares, la misma se podrá solicitar por los siguientes plazos:

  • La excedencia para el cuidado de hijos/as recién nacidos/as o adoptados/as se podrá solicitar en general por un periodo máximo de tres años desde el nacimiento del hijo/a o desde que tiene lugar la adopción de su hijo/a. Este plazo se aplica tanto a los empleados del sector privado como a los empleados públicos (en todo caso, se podrán recoger plazos superiores en el convenio colectivo aplicable o en la normativa aplicable a los funcionarios de carrera).
  • En cuanto a las excedencias para el cuidado de otros familiares la misma se podrá solicitar por un período máximo de dos años en el caso de los empleados del sector privado salvo que se amplíe este plazo en el convenio colectivo aplicable. En el caso del sector público, esta excedencia se podrá solicitar por un máximo de tres años, debiendo en todo caso tenerse en cuenta la normativa aplicable a la Administración concreta para la que se presta el servicio y el puesto del empleado público.

4. ¿Cuáles son las consecuencias de la solicitud de cualquiera de estas excedencias?

En ambos casos, la principal consecuencia de la solicitud de esta excedencia es la suspensión del contrato de trabajo. De esta forma, la relación laboral o funcionarial no se extingue, pero durante este período el empleado no estará obligado a prestar sus servicios y la empresa o Administración no deberá realizar el pago de su salario.

Ahora bien, existen diferencias en las ventajas que implican cada tipo de excedencia. Así, a diferencia de las excedencias voluntarias, el tiempo en excedencia por cuidado de familiares se considera como una situación asimilada al alta en la Seguridad Social (como si el empleado siguiera trabajando normalmente) a efectos de las prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad que le puedan corresponder en el futuro. En el caso de funcionarios de carrera o interinos, este tiempo computará a efectos de trienios y de consolidación de su grado personal.

Durante el disfrute de una excedencia voluntaria el empleado puede libremente trabajar en otra empresa, incluso de la competencia (debiendo respetar, en todo caso, los pactos de no competencia que se hayan incluido en su contrato de trabajo o acuerdos de no competencia que hayan firmado posteriormente con la empresa). Sin embargo, en la excedencia por cuidado de familiares esta posibilidad se encuentra limitada. En este caso, el empleado podrá trabajar por cuenta ajena para otra empresa si justifica que esta posición le va a permitir una mejor conciliación de su vida laboral con el cuidado de su familiar. De otra forma, podrá perder su derecho de reingreso a la empresa o a la Administración.

5. ¿Se puede solicitar el reingreso al puesto anterior en las excedencias voluntarias y/o en las excedencias por cuidado de familiares?

Esta es una de las principales diferencias entre ambos tipos de excedencia.

En concreto, la excedencia voluntaria no asegura al empleado la reserva de su puesto de trabajo; es decir, la empresa o la Administración no está obligada a garantizar la reincorporación del empleado en el mismo puesto que ocupaba antes de la excedencia. Esta suspensión del contrato de trabajo solo otorga al empleado un derecho de preferencia respecto a otros candidatos en puestos de igual o similar categoría profesional que surjan en la empresa. De esta forma, el empleado se podrá reincorporar en la empresa (únicamente) si existen puestos vacantes (derecho al reingreso). El procedimiento de reingreso al servicio activo para los empleados públicos dependerá del tipo de empleado público y de la Administración (estatal, autonómica o local) en la que se presten los servicios.

En el caso de que no existieran puestos vacantes en el momento de solicitar su reingreso, el empleado del sector privado tendrá un derecho de preferencia a incorporarse a la plantilla cuando surja una plaza libre en la empresa. En el caso de los empleados públicos, estos tendrán prioridad para reincorporarse al servicio activo mediante su participación en el concurso abierto y permanente de cada Administración o mediante la denominada adscripción profesional.

Sin embargo, en el caso de las excedencias por cuidado de familiares si existirá un derecho de reserva de su anterior puesto de trabajo en las siguientes condiciones:

  • En el caso de los empleados del sector privado, tendrán derecho a la reserva de su puesto de trabajo durante el primer año de excedencia (15 meses en caso de pertenecer a una familia numerosa y 18 meses en caso de pertenecer a una familia numerosa especial). Transcurrido este plazo, los empleados tendrán derecho a la reserva de un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.
  • En el caso de los empleados públicos, tendrán en general el derecho a la reserva de su puesto durante los dos primeros años. Transcurrido este período, el personal funcionarial tendrá derecho a la reserva a un puesto en la misma localidad y de igual retribución, mientras que el personal laboral de la Administración tendrá el derecho a la reserva de un puesto de trabajo de su mismo grupo profesional o categoría equivalente.

En ambos casos, este derecho de reincorporación es automático e incondicionado, por lo que la empresa o la Administración no puede negarlo alegando que no existen plazas vacantes.

6. Conclusión

Los requisitos para poder disfrutar de una excedencia por cuidado de familiares son más estrictos que en el caso de la excedencia voluntaria. Ahora bien, si se cumplen estos requisitos, este tipo de excedencia es más beneficiosa, ya que garantiza la reserva del puesto de trabajo durante un período de tiempo y el tiempo en excedencia computaría a efectos de antigüedad y de cotización a la Seguridad Social.

Únicamente en el caso de que no se cumpla con los requisitos de la excedencia por cuidado de familiar, o se desee tener total libertad para llevar a cabo cualquier actividad económica o de trabajo por cuenta ajena, será más adecuado solicitar una excedencia voluntaria.

Modelos y ejemplos para descargar en formato Word y PDF

Evalúa esta guía