Subir

Una deuda en dólares, ¿puede pagarse entregando pesos?

Última revisión:
Última revisión: 12 de mayo de 2020
Última revisión:
Categoría: Actividad comercial
Valoración 5 - 1 voto

1. Introducción

Por varios motivos, numerosas personas y entidades convienen con otras en tomar y dar prestado dinero en una moneda extranjera como el Dólar Estadounidense, el Euro o el Real en vez de Pesos. En tal caso, un cambio desfavorable de la situación económico-financiera general o de la suya propia puede llevar a quien tomó un crédito en moneda extranjera a decidir no pagarlo. Es frecuente que una decisión tan importante se base sobre la suposición de que actualmente las deudas en moneda extranjera son "sí o sí", es decir, se tienen que pagar con la moneda extranjera pactada o no se las puede pagar en absoluto. Quien dio el crédito en moneda extranjera puede tener la misma suposición y basar sobre ella su rotunda negativa a recibir cualquier pago con Pesos en vez de la moneda extranjera pactada. En esta guía se explicará por qué hoy en día esa suposición no es correcta.

Primeramente se explicará la diferencia entre las monedas, es decir, los billetes y las monedas propiamente dichas, según su circulación o curso: sólo legal o legal y forzoso. Seguido se analizará qué tipo de moneda es el Peso según su curso. Luego se describirá la consideración legal de las monedas extranjeras (Dólar Estadounidense, Euro, Real, etc.) vigente en la actualidad. Por último se explicará el derecho de quien tiene una deuda en moneda extranjera a optar por pagarla entregando o bien la cantidad acordada de la misma o bien una cantidad de Pesos equivalente.

2. Tipos de Moneda Según su Circulación

2.1. Moneda de Curso Legal

Es cualquier moneda que una persona o entidad puede aceptar recibir como medio de pago siempre que así lo acuerde expresamente con quien debe pagarle una suma de dinero en la moneda que sea (Peso, Dólar Estadounidense, Euro, Real, etc.). Esto significa que, para quien recibe un pago, es la moneda de aceptación voluntaria.

2.2. Moneda de Curso Legal y Forzoso

Es cualquier moneda de curso legal que, además, ninguna persona o entidad puede válidamente rechazar recibir como medio de pago de una deuda cuya documentación se rige por la ley argentina. Esto significa que, para quien recibe un pago, es la moneda de aceptación obligatoria.

Por esa razón, para pagar una deuda entregando moneda de curso legal y forzoso no es necesario ningún acuerdo previo entre quien recibe un pago y quien debe hacerlo sobre cuál moneda será aceptable como medio de pago (salvo que circularan 2 o más monedas de curso legal y forzoso, lo que no ha ocurrido nunca en la Argentina).

3. Qué Tipo de Moneda es el Peso

El Peso es la única moneda de curso legal y forzoso en nuestro país desde el 1 de enero de 1992.

Si bien el art. 1 del Decreto N° 2128/91 del Poder Ejecutivo nacional establece que los billetes y las monedas propiamente dichas con la denominación de "Pesos" solamente "tendrán curso legal", sin mencionar su curso forzoso, hay que considerar que el Peso también lo tiene por las siguientes razones:

  • primera: que esa referencia nada más al curso legal del Peso es coherente con iguales referencias en las disposiciones legales que establecieron las 3 monedas anteriores -el Austral (1985-1991), el Peso Argentino (1983-1985) y el Peso (1970-1983)- y en las que tampoco se mencionó el curso forzoso de la moneda que en cada caso se creaba.
  • segunda: no parece razonable considerar que el Estado nacional tácitamente cedió una importante porción de su poder creando una moneda de curso legal pero no forzoso que, por un lado, no diera seguridad jurídica a los contribuyentes acerca de su incuestionable fuerza cancelatoria de las obligaciones fiscales y que, por otro lado, los diversos acreedores del Estado nacional (dependientes, contratistas, beneficiarios de la seguridad social, tenedores de sus bonos regidos por ley argentina, etc.) tuvieran derecho a rechazar recibirle como medio de pago de las obligaciones públicas a falta de acuerdo expreso en contrario con cada uno de esos acreedores. Luego, como todos somos iguales ante la ley de nuestro país, si el Estado nacional no puede rechazar recibir Pesos de sus deudores ni sus acreedores pueden rechazar recibirle Pesos entonces ninguna otra persona o entidad puede rechazar recibir Pesos de sus propios deudores ni carecer de la certeza de que sus propios acreedores no podrán rechazar recibirle Pesos.

Para considerar que una moneda establecida por el Estado nacional no tiene también curso forzoso una ley debería aclararlo expresamente.

Actualmente, según el Código Civil y Comercial de la Nación -que es la legislación básica para todos los contratos a los cuales se aplica la ley argentina- las monedas extranjeras no tienen curso legal y sus billetes y monedas propiamente dichas no deben ser considerados dinero sino "cosas" muebles, no consumibles y, en principio, fungibles.

Entre abril de 1991 y agosto de 2015 quien adeudaba moneda extranjera debía devolver una suma de dinero porque durante ese período las monedas extranjeras fueron consideradas dinero (como el Peso) y tenían curso legal (aunque no forzoso).

Por lo tanto, jurídicamente hoy en día la obligación (según la ley argentina) de quien debe pagar una deuda en moneda extranjera consiste en entregar no una determinada suma de dinero sino una determinada cantidad de cosas. En otras palabras, para la ley actual el Dólar Estadounidense, el Euro o el Real es igual que un auto, un inmueble, una máquina o una obra de arte.

Aún cuando la cantidad de moneda extranjera que debe entregarse no es considerada una suma de dinero, la ley prohíbe que quien debe pagar la deuda decida, sin el acuerdo previo y expreso de quien recibe el pago, entregarle una cantidad de "cosas" distintas de las "cosas" que se había comprometido a entregar.

Por ejemplo: si lo que debe devolverse es una cantidad de Dólares Estadounidenses entonces debe entregarse la correspondiente cantidad de Dólares Estadounidenses (y no de Euros, Reales u otra moneda extranjera que elija a su sola discreción quien hace el pago). Esto es así en tanto y en cuanto quien hace el pago no opte por entregar Pesos, como se explica a continuación.

5. Derecho a Optar por Pagar con Pesos

En concordancia con el curso legal y forzoso del Peso y la vigente consideración legal de las monedas extranjeras como cosas, el artículo 765 del Código Civil y Comercial de la Nación permite que un préstamo, ya sea particular o bancario, un pagaré, una fianza y, en general, cualquier obligación de pagar con moneda extranjera que se rige por la ley argentina pueda ser cumplida por la persona o entidad deudora, a su exclusiva elección, entregando o bien la cantidad acordada de la misma moneda extranjera o bien una cantidad de Pesos equivalente a esa cantidad de esa monedad extranjera.

Se trata de un derecho a optar que la ley reconoce sólo a quien debe pagar con moneda extranjera. Puede ser ejercido en cualquier momento durante el plazo de la deuda en relación con el pago de cualquier concepto adeudado (capital, interés, etc.).

Quien debe pagar una deuda en moneda extranjera según documentación a la cual se aplica la ley argentina no puede válidamente convenir que jamás ejercerá su derecho a optar por pagar entregando Pesos, que es la única moneda de curso legal y forzoso en nuestro país. Tampoco es necesario que la documentación de la deuda incluya una referencia expresa a ese derecho a optar ya que se lo puede ejercer siempre y cuando una ley no modifique el artículo 765 del Código Civil y Comercial de la Nación.

Si quien debe pagar con moneda extranjera opta por pagar con Pesos entonces la persona o entidad acreedora debe recibir el pago como definitivo en relación con la cantidad de Pesos entregada (y como total o parcial según que esa cantidad de Pesos sea equivalente o no a la cantidad de moneda extranjera que debía entregarse).

El pago con Pesos se debe considerar definitivo en relación con la cantidad de Pesos entregada. Por eso, después la acreedora no podrá reclamar que por esa cantidad de Pesos se le entregue una cantidad equivalente de la moneda extranjera que originalmente se había acordado. Esto es así aún cuando en el futuro por ley se volviera a considerar a la moneda extranjera como dinero y a la obligación de pagarla como una obligación de dar una suma de dinero.

En la actualidad la ley no prohíbe que en la documentación de la deuda se defina cuáles deben ser la entidad financiera y el tipo de cambio que quien debe hacer el pago tendría que utilizar para calcular el equivalente en Pesos si optara por pagar con Pesos. En ese caso quien debe hacer el pago debería calcular el equivalente en Pesos utilizando la entidad financiera y el tipo de cambio indicados en la documentación de la deuda siempre y cuando por ley no se disponga de otra forma. De lo contrario, quien debe hacer el pago debería calcular el equivalente en Pesos utilizando la entidad financiera y el tipo de cambio que indicara la legislación vigente en la fecha de pago.

Hoy en día ni el Código Civil y Comercial de la Nación ni otra legislación indican la entidad financiera y el tipo de cambio que quien debe hacer el pago tendría que utilizar si optara por hacerlo con Pesos. Por ello, es práctica generalizada que, si en la documentación de la deuda no se dispuso de otra forma, se utilice el tipo de cambio "vendedor" informado por el Banco de la Nación Argentina al cierre del mercado cambiario el día hábil cambiario anterior a la fecha en que se realice el pago con Pesos.

Para evitar un conflicto con quien recibe el pago, el uso del tipo de cambio "comprador" o del promedio de los tipos de cambio "vendedor" y "comprador" suele ser acordado antes de hacer el pago con Pesos.

6. Síntesis

El Peso es la única moneda de curso legal y forzoso en nuestro país. Esto significa que ninguna persona o entidad puede rechazar recibir Pesos en pago de una deuda a la cual se aplica la ley argentina. Según el artículo 765 del Código Civil y Comercial de la Nación el pago de una deuda en moneda extranjera puede válidamente realizarse, a elección exclusiva de quien debe hacer el pago, entregando o bien la cantidad acordada de la misma moneda extranjera o bien una cantidad de Pesos equivalente a esa cantidad de esa monedad extranjera. La cantidad equivalente de Pesos tiene que ser calculada por quien debe hacer el pago. Para ello debe utilizar la entidad financiera y el tipo de cambio entre el Peso y la moneda extranjera que sean indicados por la legislación vigente en la fecha del pago con Pesos o, en su defecto, los que se hubieran definido en la documentación de la deuda o, en su defecto, el tipo de cambio "vendedor" del Banco de la Nación Argentina del día hábil cambio anterior a la fecha del pago con Pesos.

Modelos y ejemplos a descargar en formatos Word y PDF

Calificá esta guía