Subir
Notificación al arrendador de la subrogación tras el fallecimiento del inquilino Rellenar el modelo

Notificación al arrendador de la subrogación tras el fallecimiento del inquilino

Última revisión
Última revisión 16/07/2020
Formatos
Formatos Word y PDF
Tamaño
Tamaño 1 página
Rellenar el modelo

Información sobre el modelo

Última revisión: 16/07/2020

Tamaño: 1 página

Formatos disponibles: Word y PDF

Opción: Ayuda de un abogado

Rellenar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Rellenar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Rellenar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Rellenar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Consultar a un abogado

Puedes optar por recurrir a los servicios de un abogado después de haber rellenado el documento.

Consultar a un abogado

Notificación al arrendador de la subrogación tras el fallecimiento del inquilino

Este documento es un modelo de carta o notificación para informar al propietario de la vivienda el fallecimiento del inquilino (es decir, aquel que firmó el contrato), y la intención del familiar de subrogarse en el contrato de arrendamiento (convirtiéndose en el nuevo inquilino). Este documento está diseñado tanto para las subrogaciones previstas en los contratos de renta antigua (aquellos contratos firmados antes del 9 de mayo de 1985) como para las subrogaciones previstas en la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994 (aquellos contratos firmados a partir del 1 de enero de 1995).

En ambos tipos de contratos, es obligatorio notificar al propietario de la vivienda, en un plazo máximo de 3 meses, el fallecimiento del arrendatario originario. Esta notificación tendrá que ser por escrito. Por tanto, no es suficiente que el arrendador sepa que el inquilino ha fallecido, sino que se tiene que comunicar formalmente el fallecimiento del inquilino, con certificado registral de la defunción, el nombre de la persona que desea subrogarse, indicando su parentesco con el fallecido y ofreciendo, en su caso, prueba de que se cumple con los requisitos legales. En caso de que no se efectúe la notificación en el plazo de 3 meses, el arrendamiento quedará extinguido.

  • Contratos de renta antigua

Los contratos de renta antigua son aquellos contratos de arrendamientos celebrados antes del 9 de mayo de 1985. Se caracterizan porque debían prorrogarse indefinidamente por el propietario hasta que falleciera el inquilino (o su cónyuge o descendiente). Por tanto, todos estos contratos se mantendrán vigentes hasta el fallecimiento del inquilino principial. No obstante, la Disposición Transitoria Segunda de la LAU prevé la posibilidad de que se produzcan subrogaciones a favor del cónyuge, del descendiente o del ascendiente, por lo que, fallecido el inquilino originario, el contrato se mantiene vigente hasta la finalización de la subrogación.

El número máximo de subrogaciones posibles son DOS. En primer lugar, si cuando entró en vigor la LAU actual (1 de enero de 1995), aún no se había producido ninguna subrogación, entones se pueden dar dos subrogaciones; si se había producido una subrogación, entonces solo cabe la posibilidad de subrogarse una vez más.

Respecto a las personas que tienen derecho a subrogarse (PRIMERA subrogación):

1. el cónyuge del arrendatario no separado legalmente o de hecho o de la persona que hubiese convivido con el arrendatario con una relación de afectividad igual a la del cónyuge;
2. si no hay cónyuge, entonces tienen derecho de subrogación los hijos que hayan convivido con el arrendatario en los 2 años anteriores a su fallecimiento;
3. en el caso en que no haya cónyuges o hijos, la subrogación se puede producir a favor de los ascendientes que el arrendatario hubiera tenido a su cargo y conviviesen con él durante los 3 años anteriores al fallecimiento.

En caso de que la subrogación hubiera sido del cónyuge o de la pareja de hecho conviviente, cabría una SEGUNDA subrogación a favor del hijo del arrendatario en su caso, siempre que hubiera convivido los dos años previos, y la subrogación será por una duración máxima de 2 años o de por vida si tienen una minusvalía del 65%.

Cada una de las subrogaciones al contrato de arrendamiento de vivienda tienen un plazo de duración determinada: a) el cónyuge subrogado tendrá un plazo de permanencia de por vida; b) el hijo/a tendrá un plazo de permanencia de dos años como máximo o hasta que cumpla 25 años si es menor de edad, excepto si tiene una minusvalía (discapacidad) superior al 65%, en cuyo caso el plazo de permanencia será de por vida; c) los ascendientes tendrán un plazo de permanencia de por vida.

  • Contratos sometidos a la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994

La LAU 1994 establece que en el supuesto de fallecimiento del inquilino originario, determinados familiares pueden subrogarse en el contrato de arrendamiento por el tiempo que reste por cumplir (artículo 16.1 LAU). Las personas que pueden subrogarse son las siguientes:

1. el cónyuge del arrendatario que, al tiempo del fallecimiento, conviviere con él, sin que se exija un tiempo mínimo de convivencia;
2. la pareja de hecho, homosexual o heterosexual, que conviviese con el arrendatario durante un mínimo de 2 años antes del fallecimiento;
3. el hijo/a del arrendatario sujetos a su patria potestad, o que hubiese convivido con él al menos 2 años antes del fallecimiento;
4. el padre o la madre del arrendatario que hubiera convivido con él al menos 2 años antes del fallecimiento;
5. el hermano/a del arrendatario que hubiera convivido con él al menos 2 años antes del fallecimiento;
6. otros familiares del arrendatario que sufran una minusvalía y hayan convivido con él al menos 2 años antes del fallecimiento.


¿Cómo utilizar este documento?

Este documento puede ser utilizado por el familiar del inquilino fallecido que desee subrogarse en el contrato de alquiler de vivienda. Es imprescindible que dicho familiar sea uno de los previstos en la ley. Por tanto, los pasos a realizar para subrogarse son los siguientes:

  • notificar por escrito al arrendador el fallecimiento del inquilino;
  • indicar la identidad de la persona que se subroga y su parentesco con el arrendatario, acompañando para ello alguna prueba del parentesco (por ejemplo, copia del libro de familia y/o certificado de nacimiento);
  • la notificación debe hacerse en el plazo de 3 meses desde la muerte del arrendatario (este plazo es igual tanto para los contratos de renta antigua como para los contratos regidos por la LAU 1994);
  • debe acompañarse un certificado registral de defunción del Registro civil.

Una vez redactada la presente notificación, debe ser firmada por el familiar que desea subrogarse. A continuación, la notificación se debe hacer llegar al arrendador. La ley no exige que se realice por un medio específico; no obstante, es conveniente que sea entregada en mano, con la firma del recibí del propietario, o que sea enviada mediante burofax (a través de copia física u online) con acuse de recibo y certificación de contenido o vía semejante, ya que este es un medio fehaciente que permite tener una prueba de su recepción por el arrendador y de la fecha en la que esta se produjo. Por esta razón, es muy importante conservar una copia firmada o un acuse de recibo de la carta.


Legislación aplicable

A la notificación al arrendador para informar de la subrogación le es de aplicación la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos (particularmente, su artículo 16).

Si nos encontramos ante un contrato de renta antigua, es aplicable la Disposición Transitoria Segunda de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos y el artículo 58 del Decreto 4104/1964, de 24 de diciembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Arrendamientos Urbanos.


Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.


¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Rellenar el modelo