Subir

¿En qué consiste un contrato de prestación de servicios?

Última revisión:
Última revisión: 8 de febrero 2021
Última revisión:
Categoría: Actividad comercial

El contrato de prestación de servicios es uno de los más comunes e importantes a la hora de desarrollar la actividad de un negocio, ya sea por parte de una persona jurídica (p. ej. empresas, sociedades limitadas, etc.) como por parte de una persona física o natural (trabajadores autónomos).

A través de este contrato, se puede acordar la realización de todo tipo de actividades profesionales con cierta flexibilidad. En todo caso, existe una serie de características comunes a todo tipo de contrato de prestación de servicio, así como otros contratos que regulan las actividades profesionales con cierta similitud. A continuación, se comentarán las principales características del contrato de prestación de servicios.

1. Objeto del contrato de prestación de servicios

Mediante la firma de un contrato de prestación de servicios, un profesional se compromete a prestar un servicio en favor de un cliente de acuerdo con las directrices o condiciones pactadas con este, así como de acuerdo con su propia experiencia, con sus conocimientos técnicos y con la forma general de actuar en ese sector. De esta forma, se compromete a llevar a cabo la prestación del servicio de forma independiente del cliente actuando de forma ajena, es decir, que no depende de las instrucciones concretas de este, sino que tiene la capacidad de autorganizarse y de llevar a cabo la actividad de acuerdo con su experiencia profesional.

Es posible que el cliente establezca instrucciones para llevar a cabo la actividad (p. ej. la obligación de utilizar ciertos materiales, la necesidad de prestar el servicio en una determinada franja de tiempo, etc.), pero en ningún caso serán determinantes con la forma de prestación y organización del profesional, ya que, de otra forma, nos encontraríamos ante una relación laboral, tal y como se comentará en el apartado siguiente.

En todo caso, es importante resaltar que, si bien el profesional se compromete a prestar un servicio de forma diligente de acuerdo con su formación, este no puede garantizar al cliente la obtención de un resultado concreto, ya que esto, como veremos posteriormente, es lo que diferencia a este contrato de un contrato de arrendamiento de obra. Así, por ejemplo, un abogado se compromete a resolver nuestras disputas legales de forma diligente, en virtud de sus conocimientos y experiencia, y siguiendo lo acordado con el cliente, pero no puede asegurar que el cliente vaya a ganar el juicio; un fisioterapeuta se compromete a actuar de forma adecuada de acuerdo con sus conocimientos, pero no puede garantizar que curará de forma satisfactoria al paciente, ya que los resultados del tratamiento varían respecto a cada persona.

2. Diferencia con otros contratos: Contrato de obra y servicio y contrato de trabajo

Una vez definido en qué consiste un contrato de prestación de servicios, es necesario señalar las principales diferencias de este contrato con otros dos contratos que permiten también regular la realización de una actividad en favor de un cliente: el contrato de arrendamiento de obra y el contrato de trabajo.

2.1 Diferencias entre el contrato de arrendamiento de obras y de prestación de servicios

Como se ha indicado anteriormente, mediante la firma de un contrato de prestación de servicios el profesional se compromete a llevar a cabo una actividad, sin asegurar en su totalidad la obtención de un determinado resultado. En contraposición a esto, el compromiso de obtener un determinado resultado concreto tiene lugar únicamente mediante la firma de un contrato de arrendamiento de obra.

Así, en el caso del contrato de arrendamiento de obras, el profesional cumplirá con su obligación una vez que el cliente obtenga el resultado deseado, frente al prestador de servicios que cumplirá una vez que haya llevado a cabo su actividad de forma diligente, independientemente del resultado. Por ejemplo, si las partes acuerdan el desarrollo de un software determinado, se cumplirá el contrato una vez que se haga entrega del software con las especificidades negociadas; o si se acuerda la construcción de una piscina siguiendo una serie de características establecidas por el cliente, se cumplirá el contrato de obra una vez terminada la construcción.

2.2 Diferencias entre el contrato de trabajo y de prestación de servicios

La principal diferencia de un contrato de trabajo respecto a un contrato de prestación de servicios es la existencia de una situación de dependencia entre la persona que desarrolla la actividad (denominada trabajador o empleado) y la persona que ofrece el trabajo a cambio de una remuneración (denominada empresario o empleador, o coloquialmente, jefe). De esta forma, el contrato de trabajo regula la relación laboral de un empleado con su jefe o empleador, mientras que en un contrato de prestación de servicios se regula un acuerdo privado entre dos partes independientes por la que una de ellas, el trabajador autónomo o profesional, se compromete a prestar un servicio en favor de un cliente de forma independiente y por su propia cuenta.

En todo caso, a pesar de que la nota de independencia y ajenidad es la principal diferencia, existen otros elementos que diferencian ambos tipos de contratos, y que se detallan en una nuestra guía "¿Cuáles son las diferencias entre un contrato de trabajo y un contrato de prestación de servicios?".

3. El contenido de un contrato de prestación de servicios

Además de determinar claramente la actividad que será objeto del contrato, es necesario tener en cuenta la necesidad de incluir una serie de cláusulas relevantes a la hora de llevar a cabo la firma de un contrato de prestación de servicios:

  • Las instrucciones generales que deberá seguir el profesional para la prestación del servicio. Como se ha indicado anteriormente, el contrato de prestación de servicios se caracteriza por su nota de ajenidad e independencia, lo cual supone que es el profesional el que presta el servicio según sus conocimientos y su saber hacer. En todo caso, es posible que las partes acuerden ciertos requisitos a la hora de llevar a cabo su actividad (p. ej. la necesidad de utilizar unos materiales de una determinada calidad, la obligación de prestar el servicio en un lugar determinado, necesidad de cumplir con cierta normativa especial de seguridad, etc).
  • Las características del servicio contratado, es decir, cuál es la actividad que deberá llevar a cabo el profesional en favor del cliente (p. ej. se detalla la labor de desinfección que el profesional deberá llevar a cabo, el tipo de clases para las que se contrata a un profesor, etc.).
  • El precio de la prestación de servicios, o bien, su posible carácter gratuito. Se podrá establecer un precio global por el servicio, o una retribución periódica (p. ej. un pago mensual). En el caso que se acuerde prestar el servicio de forma gratuita, el profesional podrá establecer las condiciones para prestar el servicio (p. ej. se presta de forma gratuita a cambio de que el cliente haga una donación a una determinada ONG).
  • La duración del contrato, así como los plazos de ejecución del servicio. Se trata del período de tiempo en el que se deberá llevar a cabo el servicio contratado (p. ej. el plazo de duración de las clases de inglés contratadas).
  • Las circunstancias que podrán justificar una terminación anticipada del contrato de prestación de servicios, como es el caso de incumplimiento por la otra parte de sus obligaciones o la existencia de circunstancias de fuerza mayor (p. ej. por la existencia de una situación de pandemia que impida la ejecución del servicio). En todo caso, este tipo de contrato se podrá terminar siempre por acuerdo mutuo entre las partes, pudiendo regularse mediante un convenio de terminación de un contrato de prestación de servicio las condiciones en las que se llevará a cabo esta terminación del contrato.
  • Las consecuencias del incumplimiento del contrato por cualquiera de las partes, es decir, las consecuencias para las partes del incumplimiento del contrato (p. ej. se puede establecer una sanción en caso de incumplimiento injustificado). En todo caso, el incumplimiento de este contrato dará lugar a una serie de consecuencias legales que se deberán tener en cuenta a la hora de regular este aspecto. En nuestra guía "¿Cuáles son las consecuencias del cumplimiento defectuoso o inexacto de un contrato de prestación de servicios?" se recoge más información sobre este punto.

Independientemente de lo anterior, las partes podrán regular todos aquellos aspectos que estimen oportunos en el contrato en virtud del principio de libertad de contratación de las partes. Así, se podrán incluir cláusulas de no competencia, de confidencialidad de la información, de protección de datos, etc.

4. Tipos de actividades incluidas dentro de los contratos de prestación de servicios

Mediante el contrato de prestación de servicios se podrá regular cualquiera de los siguientes tipos de actividades o servicios:

  • Prestaciones materiales, es decir se trata de servicios con respecto a bienes materiales, como, por ejemplo: trabajos de fabricación (p. ej. fabricación de cortinas, cojines, muebles a medida), instalación de bienes o de redes de suministro (p. ej. instalación de redes de internet, de persianas, etc.), reparación (p. ej. reparación de vehículos), mantenimiento (p. ej. mantenimiento de jardines, de limpieza, etc.), entre otros. Así, dentro de estos servicios, se incluirían, entre otros, los siguientes contratos:
  • Prestaciones no materiales o intelectuales, como, por ejemplo: educación, asesoría, prestaciones de servicios de actividades comprendidas en el sector de la informática (p. ej. contrato de mantenimiento de sistemas informáticos), publicidad o comunicación, clases o enseñanza (p. ej. clases de idiomas, clases de refuerzo, etc.), entre otros. Dentro de este tipo de servicios se podrían incluir los siguientes contratos:

En todo caso, se podrá acordar todo tipo de actividades siempre que la actividad que se desee regular consista en una prestación de servicios, es decir, en el desarrollo de cualquier actividad en favor de un cliente que no sea contraria a la ley.

5. Conclusión

El contrato de prestación de servicios es uno de los más relevantes, ya que permite regular la realización de una actividad por parte de un profesional en favor de un cliente. Esta actividad se realiza de forma ajena e independiente por parte del profesional respecto del cliente, aspecto que lo diferencia de los contratos de trabajo.

A través de este tipo de contrato, se podrán regular todo tipo de servicios, ya sea la realización de una determinada prestación material (p. ej. la realización de un servicio de catering o de comidas), una prestación inmaterial (p. ej. la elaboración y prestación de clases de idiomas) o una determinada actividad en favor de otras personas (p. ej. servicios de ayuda a domicilio de personas mayores).

Por último, además de definir claramente el servicio objeto del contrato, el contrato de prestación de servicio deberá regular aspectos esenciales como el plazo de ejecución del servicio, las instrucciones del cliente que se deberán seguir para llevar a cabo la actividad o el precio de la actividad, entre otros.

Modelos y ejemplos para descargar en formato Word y PDF

Evalúa esta guía