Contrato de consultoría Completar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Completar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Completar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Completar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Contrato de consultoría

Última revisión Última revisión 11/02/2024
Formatos FormatosWord y PDF
Tamaño Tamaño7 a 11 páginas
4.8 - 15 votos
Completar el modelo

Última revisiónÚltima revisión: 11/02/2024

FormatosFormatos disponibles: Word y PDF

TamañoTamaño: 7 a 11 páginas

Valoración: 4.8 - 15 votos

Completar el modelo

El contrato de consultoría es un documento mediante el cual un especialista en determinada materia, ramo o industria (llamado "consultor") y una persona (denominada "contratante") que necesita un consejo o guía ("consultoría") acuerdan los términos y condiciones que deberán de tener la misma y los objetivos que se quieren lograr. El "consultor" puede ser tanto una empresa como una persona física, profesional independiente. De igual forma, el "contratante" puede ser cualquier persona física o moral (empresas, sociedades, asociaciones, entre otras).

La principal diferencia entre un contrato de consultoría y un contrato de prestación de servicios profesionales es que en el primero se contrata a un experto en una materia para que este dé consejos sobre como gestionar ciertas situaciones sin hacer las acciones el mismo; y en el segundo, se está contratando a un profesional para realizar estas acciones o realizar algún servicio en específico. Por ejemplo: se puede contratar a un abogado corporativo para la realización de una estrategia legal para optimizar ganancias y minimizar riesgos; de igual manera se puede contratar a un abogado corporativo para la elaboración de los contratos de compraventa con los proveedores y clientes, y para la elaboración de los contratos laborales de una empresa.

Las consultorías pueden abarcar distintos temas o materias, como lo pueden ser:

  • consultorías en materia legal para ver los obstáculos legales que se tienen al momento de montar un negocio;
  • consultorías en materia financiera para analizar que costos pueden ser recortados y así maximizar las ganancias;
  • consultorías en materia laboral con el objetivo de analizar que puestos de trabajo pueden ser subcontratados y así ahorrar dinero en impuestos y cargas fiscales y laborales; entre otras.

Todo consultor puede ofrecer sus servicios, acordando las actividades a realizar y los estudios a elaborar, según sea el caso. Si hay un acuerdo entre las dos partes, se procede a la realización de las actividades y al pago de los honorarios correspondientes. No obstante, establecer todo esto mediante un contrato, permite tener una certeza jurídica de las actividades que se llevarán a cabo, de la forma en la que estas se realizarán, las condiciones en las que deben ser realizadas, la manera en la que serán pagados los servicios, entre otros pormenores.

Como se ha mencionado anteriormente, un contrato de consultoría se realiza cuando se necesita conocimiento especializado y se desean tener óptimos resultados y minimizar las posibilidades de sufrir perdidas. Algunas consultorías pueden durar de manera indefinida, por ejemplo las consultorías que ven temas sobre impuestos, los cuales cambian año con año; otras consultorías pueden ser por tiempo definido, como las consultorías que tienen que ver con los resultados finales de un año fiscal; y otras consultorías tienen que ver con resultados de un producto específico, como puede ser una consultoría en la cual el objetivo sea el desarrollo de un plan arquitectónico de un condominio.

Mediante este documento se establecen los objetivos a lograr, las condiciones que tendrá la consultoría, como será realizado el pago y todos los pormenores que cubrirá la misma. Comúnmente estos contratos se realizan para un proyecto concreto relacionado con la dirección y gestión de empresas o negocios y aplicable en una amplía gama de áreas de una cadena de producción o de venta.

 

¿Cómo usar este documento?

En este contrato se establecen las condiciones y formalidades que deberán cumplirse en la consultoría, así como los derechos y obligaciones que tendrá cada una de las partes.

El documento puede ser utilizado para contratar cualquier tipo de consultoría, establecer la vigencia del contrato, así como el monto y forma de pago de los honorarios. Además de lo anterior, se puede establecer si los servicios se llevarán a cabo en un lugar determinado y si el contrato se podrá dar por terminado de manera anticipada.

Una vez precisados estos elementos en el contrato de consultoría, y después de que este haya sido leído y firmado en cada una de sus hojas por las partes o por sus representantes legales (en este último caso, adjuntando el documento que otorga facultades al representante legal para celebrar el contrato en nombre del contratante de los servicios, o bien, del prestador de los mismos), el contrato será válido. Finalmente, es importante que cada una de las partes que firman el contrato conserve un ejemplar del mismo, y en su caso de los anexos que se incluyan (por ejemplo, de las credenciales de las personas que firman).

En algunos casos, puede ser necesario adjuntar como anexos los documentos en donde se explique de manera más detallada las actividades para las que se contrata al consultor.

 

Derecho aplicable

  • Legislación Civil (Código Civil Federal y Códigos Civiles Estatales).

 

¿Cómo modificar el modelo?

Completas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en base a tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Completar el modelo