Contrato de consultoría Rellenar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Rellenar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Rellenar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Rellenar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Consultar a un abogado

Puedes optar por recurrir a los servicios de un abogado después de haber rellenado el documento.

Consultar a un abogado

Contrato de consultoría

Última revisión Última revisión 28/11/2023
Formatos FormatosWord y PDF
Tamaño Tamaño9 a 13 páginas
5 - 2 votos
Rellenar el modelo

Última revisiónÚltima revisión: 28/11/2023

FormatosFormatos disponibles: Word y PDF

TamañoTamaño: 9 a 13 páginas

Opción: Ayuda de un abogado

Valoración: 5 - 2 votos

Rellenar el modelo

El contrato de consultoría es un documento mediante el cual una persona (denominado "el cliente") decide contratar a un consultor (que suele ser una persona o empresa especializada en un área), a fin de que le proporcione consejo o guía en una determinada materia, rama o industria a cambio de una contraprestación. Por tanto, en un contrato de consultoría interviene dos partes: por un lado, el consultor que puede ser tanto una empresa como un profesional independiente, y por otro lado, el cliente, que puede ser tanto una persona física como jurídica (ej. una empresa, una asociación, etc).

Existen multitud de tipos de consultoría, dependiendo del tipo de materia a tratar. Las más usuales son la consultoría laboral (por ejemplo, para analizar los puestos de trabajo que pueden ser subcontratados para ahorrar dinero en impuestos), la consultoría legal (por ejemplo, se asesora al cliente para cumplir con los requisitos legales necesarios para iniciar un negocio), o la consultoría financiera (por ejemplo, se aconseja al cliente para que reduzca sus gastos y aumente sus ganancias).


¿Cuál es la función del consultor?

Un consultor es una empresa o persona especializada en un área que tiene como objetivo ayudar al cliente alcanzar ciertos objetivos gracias a su conocimiento. Por tanto, a través del contrato de consultoría se realiza cuando se necesita conocimiento especializado y se desean tener óptimos resultados y minimizar las posibilidades de sufrir perdidas. A grandes rasgos, la función del consultor serán las siguientes:

  • Ayudar al cliente a identificar, de manera sistemática, los objetivos que a corto, mediano y largo plazo se han de establecer en torno a la gestión;
  • Ayudar al cliente a identificar las ideas y puntos de vista que deben ser modificadas para mejorar la eficiencia de la empresa;
  • Comprometerse a alcanzar las metas del cliente.

Si lo que se quiere es un contrato más general por el cual una parte, el prestador, se compromete frente a la otra parte, el cliente que lo contrata, a prestar un servicio a cambio de un precio, se debe acudir al Contrato de prestación de servicios.


¿Cómo usar este documento?

Este documento debe utilizarse cuando un cliente desee contratar los servicios de consultoría de una empresa o profesional independiente. De esta manera, se acordará los términos y condiciones que deberá de tener el contrato, los objetivos que se quieren lograr, así como los derechos y obligaciones que tendrá cada una de las partes.

Las características más importantes del contrato de consultoría (que se incluyen, por tanto, en este documento) son las siguientes:

  • La identificación del consultor y del cliente (razón social o nombre(s) completo(s), número de identificación fiscal, domicilio, representantes, etc);
  • El objeto del contrato de consultoría, debiéndose indicar con precisión en qué va a consistir el servicio de consultoría prestado;
  • La duración del contrato, es decir, el periodo de tiempo durante el cual se deberá realizar el servicio de consultoría para la que se contrata. Algunas consultorías pueden durar de manera indefinida, por ejemplo las consultorías que ven temas sobre impuestos; otras consultorías pueden ser por tiempo definido, como las consultorías que tienen que ver con los resultados finales de un año fiscal; y otras consultorías tienen que ver con resultados de un producto específico, como puede ser una consultoría en la cual el objetivo sea el desarrollo de un plan arquitectónico de un condominio;
  • La contraprestación que recibirá el consultor por la prestación de sus servicios y la forma de pago;
  • Las condiciones generales y específicas del consultor (por ejemplo, si los servicios se llevarán a cabo en un lugar determinado y si el contrato se podrá dar por terminado de manera anticipada);
  • Los plazos en los que debería estar terminado el encargo (calendario de trabajo)
  • La inexistencia de relación de subordinación: debe especificarse que no existe relación de subordinación entre el cliente y el consultor ni viceversa.

Además, el presente contrato incluye las siguientes cláusulas: (a) una cláusula de confidencialidad (las partes mantendrán el secreto de la información que obtienen durante la ejecución del contrato), (b) una cláusula de competencia (por la que se podrá limitar al prestador de servicios que participe en el futuro en otros negocios o proyectos similares) o (c) una cláusula de transferencia de la propiedad intelectual e industrial (determinadas actividades que requieran un trabajo creativo por parte del freelance (como la redacción o el diseño) podrían estar sujetas a derechos derivados de la Ley de Propiedad Intelectual).

Una vez cumplimentado el documento con las informaciones necesarias, el contrato debe ser firmado por todas las partes o, en su caso, por sus representantes, que deberán exhibir la autorización, o en su caso poder notarial, que les habilita a ello en el momento de la firma.

Para un mayor nivel de seguridad, las firmas deberían figurar no sólo en la sección final del documento, sino también en el borde izquierdo de cada página que compone el documento, incluyendo, en su caso, las páginas de los anexos en los que se pudiera adjuntar todo otro documento suplementario que también formaría parte del contrato. El contrato debe ser firmado al menos en dos ejemplares, para que cada una de las partes conserve una copia.


Legislación aplicable

De forma general este contrato se rige por los artículos 1.542 al 1.545 y 1.583 del Código Civil, y por lo establecido en su caso en el Código de Comercio.


Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.


¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Rellenar el modelo