Contrato de consultoría Completar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Completar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Completar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Completar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Contrato de consultoría

Última revisión Última revisión 09/01/2024
Formatos FormatosWord y PDF
Tamaño Tamaño4 a 6 páginas
Completar el modelo

Última revisiónÚltima revisión: 09/01/2024

FormatosFormatos disponibles: Word y PDF

TamañoTamaño: 4 a 6 páginas

Completar el modelo

Mediante un contrato de consultoría una persona natural o jurídica presta orientación detallada, capacitación y en general pone a disposición del cliente sus conocimientos en su área de experticia o especialidad. Así, por ejemplo, Wonder S.A es una empresa dedicada a la creación de documentos jurídicos en línea, pero desea evaluar la posibilidad de reemplazar a sus o abogados con una inteligencia artificial, para lo cual contrata a un consultor especializado en AI que evaluará la posibilidad y eventual costo de esto.


La consultoría puede ser sobre diversos temas

El consultor brinda sus servicios en un área sobre un área de su especialidad en la cual es reconocido. Así, por ejemplo, un abogado brindará consultoría legal, mientras que un ingeniero podrá hacerlo en su área de experticia, ya sea computación, desarrollo de software, etc. Las áreas sobre las cuales se puede realizar una posible consultoría son innumerables, sin embargo, algunas de las más comunes son:

  • Legal: brindada frecuentemente por abogados o firmas jurídicas, se enfoca en resolver las necesidades legales del cliente, tales como el cumplimiento de la regulación legal para su funcionamiento, la redacción o revisión de los contratos y negocios celebrados, la reducción de riesgos jurídicos o el análisis de los procesos que se lleven en su contra.
  • Financiera: como su nombre lo indica, en este tipo de consultoría es sobre las finanzas o situación económica del cliente, incluyendo entre otros temas la planeación de inversiones, planeación tributaria o contable, gestión de activos, entre otros.
  • Laboral: en este tipo de consultoría el cliente recibe orientación detallada, capacitación o indicaciones en los temas laborales que puedan ser relevantes para su actividad económica. Por ejemplo, las formas de contratación de sus trabajadores, el manejo de los conflictos laborales, el cumplimiento de las normas laborales, la gestión de recursos humanos, entre otros.


La consultoría puede tener distintos propósitos: diagnóstico, soluciones, ejecución, capacitación, etc

Así como la consultoría puede realizarse en una variedad de temas, los alcances de la consultoría pueden ser variados también. Los alcances o propósitos más comunes por los cuales se realiza una consultoría son:

  • Diagnóstico: en esta consultoría el consultor se limitará al diagnóstico o determinación de los problemas y riesgos que afronte el cliente en su área de experticia, sin que deba proponer formas de manejo o soluciones de tales problemas.
  • Diagnóstico y plan de manejo: en esta consultoría, además de identificar los riesgos o problemas del cliente en su área de experticia, el consultor deberá dar un plan de manejo o soluciones para los problemas que identifique.
  • Diagnóstico, plan de manejo y ejecución: en esta consultoría, además de identificar los riesgos o problemas del cliente y proponer una solución o plan de manejo para los mismos, el consultor será el encargado de ejecutarlos. En este caso el cliente deberá otorgar al consultor la capacidad de realizar cambios dentro de su estructura organizacional, o comprometerse a seguir las instrucciones proporcionadas por el mismo.
  • Evaluar al cliente frente al cumplimiento de objetivos: en este tipo de consultoría el consultor verificará si el cliente cumple con unos objetivos o metas propuestos, ya sea por el mismo cliente o por alguna persona externa. Por ejemplo, si el cliente tiene una nueva política de ventas y desea evaluar si las ventas se incrementaron según lo proyectado por su departamento de ventas, puede contratar una consultoría para evaluar el impacto de la campaña.
  • Capacitar al cliente: como su nombre lo indica, en este tipo de consultoría el consultor deberá capacitar o instruir al cliente en su área de experticia.


El consultor es un trabajador independiente

Aun cuando el consultor sea una persona natural, este es un trabajador independiente. Es decir, que presta sus servicios bajo su propia iniciativa y riesgo. Por ello, el consultor por lo general no tendrá horarios o estará bajo la constante subordinación u órdenes del cliente que lo contrató. Así mismo, cualquier persona que sea contratada por el consultor será sólo trabajadora o contratista de este y no tendrá relación laboral o contractual alguna con el cliente.


El precio de la consultoría puede ser fijo o por tiempo trabajado (día, semana, mes, etc)

Dependiendo de si la consultoría se realizará por un tiempo limitado o indefinido, el precio de la misma puede ser un precio determinado de antemano o un precio por el tiempo que el consultor preste sus servicios. Así, por ejemplo, si la consultoría es un plazo de un mes las partes pueden acordar el precio total de ese mes. Por otra parte, si la consultoría es por un tiempo indeterminado las partes pueden acordar un precio por hora, día o semana de prestación del servicio del consultor, pagando al final de cada periodo sólo las horas/días/semanas en que el consultor haya prestado sus servicios.


Diferencia con el contrato de asesoría

La distinción entre un contrato de asesoría y uno de consultoría es una cuestión más de grado que de fondo, es decir, las obligaciones de ambos contratos son en principio la misma: poner al servicio del cliente el conocimiento experto del consultor o asesor. Sin embargo, el alcance y objetivos de ambos contratos suele ser distinto. Así, mientras un contrato de consultoría se suele realizar sobre una situación o aspectos determinados frente a los cuales el consultor realiza un análisis detallado, el contrato de asesoría puede ser sobre asuntos indeterminados al momento de su celebración y, como su nombre lo indica, el asesor puede limitarse a sugerir un rumbo de acción o aconsejar al cliente, con un nivel de detalle o análisis de la situación mucho menor que el que se esperaría de un consultor. Así, comparado con una asesoría, el contrato de consultoría tiene obligaciones más extensas y de mayor responsabilidad a cargo del consultor:

 

Contrato de consultoría Contrato de asesoría
Obligaciones de quien presta el servicio
  • Proponer acciones o cambios al cliente
  • Ejecutar las acciones o cambios propuestos
  • Elaboración de productos para el cliente
  • Capacitación del cliente
  • Evaluación del cliente
  • Certificación del cliente
  • Orientación o asesoría
Responsabilidad de quien presta el servicio

Así como las obligaciones son mayores, también podrá ser la responsabilidad. Responderá, entre otras cosas, por:

  • La ejecución deficiente de sus servicios.
  • La mala calidad de los productos entregados -si los hay.
  • La implementación inadecuada de los cambios dados al cliente.
Responderá si la asesoría u orientación es deficiente o equivocada en comparación con otros asesores de la misma experticia y calidad.
Alcance del servicio
  • Generalmente para una situación o asunto determinado.
  • Por un periodo de tiempo corto.
  • Implica un trabajo exhaustivo del consultor.
  • Puede ser sobre un asunto determinado u asuntos futuros que surjan durante la viegencia del contrato.
  • Por un tiempo prolongado e incluso indefinido.
  • La labor del asesor es orientadora y menos exhaustiva/detallada.

 

Cómo usar este documento

Para diligenciar este documento se debe proporcionar la siguiente información:

  • Identificación del consultor: se debe proporcionar su nombre, documento de identidad y datos de contacto. En caso de que se trate de una persona jurídica (empresa, sociedad, fundación, entidad, etc) se debe proporcionar además la identificación de su representante legal.
  • Identificación del cliente: es decir, la persona para la cual se realiza la consultoría. Se debe proporcionar su nombre, documento de identidad y datos de contacto. En caso de que se trate de una persona jurídica (empresa, sociedad, fundación, entidad, etc) se debe proporcionar además la identificación de su representante legal.
  • Tema de la consultoría: ya sea legal, laboral, financiera u otro tipo de consultoría. Para cada uno de estos tipos de consultoría se podrá especificar el asunto exacto de que tratará la consultoría.
  • Objetivo de la consultoría: ya sea de diagnóstico, diagnóstico y propuesta de solución, diagnóstico, solución y ejecución, capacitación o evaluación frente a un objetivo determinado.
  • Plazo de la consultoría: puede ser a un plazo fijo o indeterminado.
  • Precio de la consultoría: ya sea una suma de determinada en caso de que la consultoría tenga un plazo fijo, o una suma por unidad de tiempo en caso de que la consultoría sea a plazo indeterminado.
  • Forma de pago de la consultoría: dependiendo de si la consultoría tiene un plazo determinado o indeterminado, se podrá seleccionar ya sea el pago total al inicio o al final del contrato, con anticipo o sin él o mediante pagos periódicos.
  • Cláusula penal: es decir, la suma de dinero que deberá pagar quien incumpla el contrato.

Una vez diligenciado el documento se deben firmar dos copias, una para cada parte. Si bien este documento no requiere ser autenticado para su validez, las partes lo pueden realizar para mayor seguridad.


Legislación aplicable

Código sustantivo del trabajo, artículo 34 — De los contratistas independientes


Cómo modificar el modelo

Completas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, con base en tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Completar el modelo