Contrato de trabajo Rellenar el modelo

¿Cómo funciona?

1. Elegir este modelo

Empieza haciendo clic en "Rellenar el modelo"

1 / Elegir este modelo

2. Rellenar el documento

Contesta a algunas preguntas y tu documento tipo se creará automáticamente.

2 / Rellenar el documento

3. Guardar - Imprimir

¡Tu documento está ya listo! Lo recibirás en los formatos Word y PDF. Lo podrás modificar.

3 / Guardar - Imprimir

Consultar a un abogado

Puedes optar por recurrir a los servicios de un abogado después de haber rellenado el documento.

Consultar a un abogado

Contrato de trabajo

Última revisión Última revisión 25/02/2024
Formatos FormatosWord y PDF
Tamaño Tamaño5 a 7 páginas
4,4 - 31 votos
Rellenar el modelo

Última revisiónÚltima revisión: 25/02/2024

FormatosFormatos disponibles: Word y PDF

TamañoTamaño: 5 a 7 páginas

Opción: Ayuda de un abogado

Valoración: 4,4 - 31 votos

Rellenar el modelo

¿Qué es un contrato de trabajo?

El contrato de trabajo es un tipo de acuerdo que permite regular la relación laboral entre un trabajador y su empleador.

El contrato de trabajo se caracteriza por la existencia de una situación de dependencia entre la persona que desarrolla la actividad (denominada trabajador o empleado) y la persona que ofrece el trabajo a cambio de una remuneración (denominada empresario o empleador, o coloquialmente, jefe).

De esta forma, el trabajador presta sus servicios por cuenta ajena (es decir, por cuenta de otra persona) a cambio del pago de un salario. Dicho trabajo se realiza dentro del ámbito de organización del empleador o empresario y siguiendo sus instrucciones.


¿Qué tipos de contratos de trabajo existen?

Los contratos de trabajo se pueden clasificar de acuerdo con los criterios detallados a continuación:

  • Según la duración de la relación laboral, el contrato de trabajo puede ser indefinido, cuando se concierte sin establecer una fecha límite de duración; o de un contrato de trabajo temporal, cuando el contrato tiene por objeto el establecimiento de una relación laboral por tiempo determinado cuya duración previsible se debe hacer constar en el contrato.

  • Según el tipo de jornada de trabajo, el contrato de trabajo puede ser a tiempo completo, en cuyo caso, la duración máxima es de 40 horas semanales (o la establecida en el convenio colectivo), o a tiempo parcial, si su jornada de trabajo es inferior a la de un trabajador a tiempo completo comparable (o a la jornada a tiempo completo prevista en el convenio colectivo o, en su defecto, a 40 horas semanales).

  • Por último, si el objetivo del contrato de trabajo es la formación o adquisición de experiencia por parte del trabajador, las partes pueden firmar un contrato para la obtención de la práctica profesional o un contrato para la formación en alternancia.


¿Cuál es el tipo de contrato de trabajo más común?

Este contrato de trabajo permite regular cualquier tipo de relación laboral, independientemente de la categoría o grupo profesional del trabajador, así como de las condiciones concretas del puesto ofrecido.

En todo caso, el tipo de contrato de trabajo más común es el contrato de trabajo de tiempo indefinido a jornada completa, es decir, el contrato de trabajo que no tiene una fecha de terminación concreta y el que el trabajador presta sus servicios durante 40 horas a la semana o de acuerdo con la jornada máxima señalada en el convenio colectivo aplicable.


¿Cómo se realiza el pago del salario del trabajador?

El empleador debe realizar el pago del salario en la fecha y lugar convenidos en el contrato de trabajo o conforme a los usos y costumbres del sector. En todo caso, el periodo de tiempo a que se refiere el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes.

En todo caso, de forma general, el salario del trabajador se abona de forma mensual, entre los días 28 del mes en el que se ha devengado el salario y 5 del mes siguiente (p. ej. la nómina de mayo se suele abonar entre el 28 de mayo y el 5 de junio).


¿Cuál es la principal diferencia entre un contrato de trabajo y un contrato de prestación de servicios?

La principal diferencia de un contrato de trabajo respecto a un contrato de prestación de servicios es la existencia de una situación de dependencia entre la persona que desarrolla la actividad (el trabajador) y la persona que ofrece el trabajo a cambio de una remuneración (denominada empresario o empleador, o coloquialmente, jefe). De esta forma, el contrato de trabajo regula la relación laboral de un trabajador con su jefe o empleador, mientras que, en un contrato de prestación de servicios, se regula un acuerdo privado entre dos partes independientes por el que una de ellas, el trabajador autónomo o profesional, se compromete a prestar un servicio en favor de un cliente, de forma independiente, y por su propia cuenta y riesgo.

En todo caso, a pesar de que la nota de independencia y ajenidad es la principal diferencia entre ambos contratos, existen otros elementos diferenciadores que se detallan en nuestra guía ¿Cuáles son las diferencias entre un contrato de trabajo y un contrato de prestación de servicios?


¿El contrato de trabajo se debe formalizar por escrito?

Aunque la formalización por escrito del contrato de trabajo aporta seguridad en todos los casos, solo en ciertos casos es obligatorio la firma de este contrato por escrito.

En concreto, deben constar por escrito los contratos a tiempo parcial, los de los trabajadores que trabajen a distancia, los contratados en España al servicio de empresas españolas en el extranjero, los contratos para la realización de una obra o servicio determinado, y los contratos por tiempo determinado cuya duración sea superior a cuatro semanas.

Los contratos de trabajo verbales se presumen celebrados por tiempo indefinido y a jornada completa, salvo que el trabajador o empleador pruebe lo contrario.

Por último, si el contrato ha sido formalizado de forma verbal, el trabajador o el empresario pueden exigir, en cualquier momento, la firma del contrato por escrito.


¿Qué debe incluir el contrato de trabajo?

El contrato de trabajo debe incluir, como mínimo, los siguientes puntos:

  • La descripción del puesto de trabajo, indicando el grupo profesional que corresponde al trabajador según la clasificación aplicable en la empresa, así como el nombre del puesto de trabajo y la descripción de sus funciones.

  • El lugar de trabajo en el que el trabajador realizará su actividad. Si la prestación de la actividad laboral se realizará en uno o varios centros de trabajo fijos o a distancia, deberá indicarse el domicilio en el que esta se llevará a cabo.

  • La jornada de trabajo del trabajador, ya sea a tiempo completo, en cuyo caso se debe respetar la duración máxima establecida en el convenio colectivo, que en ningún caso puede ser superior a 40 horas semanales o a jornada parcial si su jornada de trabajo es inferior a la de un trabajador a tiempo completo comparable (o a la jornada a tiempo completo prevista en el convenio colectivo o, en su defecto, a 40 horas semanales).

  • La retribución o salario que le corresponde al trabajador, que no puede ser inferior, en ningún caso, al Salario Mínimo Interprofesional o al salario mínimo indicado en el convenio colectivo aplicable.

  • La duración del contrato, señalando si se trata de un contrato de trabajo de carácter indefinido, o si se trata de un contrato de trabajo temporal.

  • La fijación de un periodo de prueba, es decir, un plazo de tiempo al inicio del contrato durante el cual tanto el empleador como el trabajador pueden solicitar libremente la terminación del contrato.

  • La introducción de una cláusula de exclusividad para exigir que el trabajador solo preste sus servicios para el empleador, así como de no competencia para evitar que el trabajador pueda prestar sus servicios para otras empresas del mismo sector que el empleador.

  • La inclusión de una cláusula de permanencia, de tal forma que el trabajador se compromete a prestar sus servicios en favor del empleador durante un periodo de tiempo concreto.


¿Qué deben evitar las partes incluir en un contrato de trabajo?

Las partes no pueden incluir ninguna cláusula o condición que sea contraria a lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores, así como lo dispuesto en el convenio colectivo aplicable.

La inclusión de cualquier cláusula contraria al Estatuto de los Trabajadores o al convenio colectivo será considerada como nula o inexistente.


¿Cuáles son los requisitos para la firma de un contrato de trabajo?

Las partes deben cumplir con los siguientes requisitos básicos para realizar la firma de un contrato de trabajo:

El empleador debe disponer de un Código de Cuenta de Cotización emitido en la provincia en la que se sitúa el centro de trabajo para poder realizar el pago de las cotizaciones sociales del trabajador. Por otro lado, si el empleador es una persona jurídica o empresa, la entidad debe estar legalmente constituida e inscrita en el Registro Mercantil.

El trabajador debe disponer de un número de la Seguridad Social para que el empleador pueda realizar su alta en la Seguridad Social.

Si el trabajador es un ciudadano extranjero, debe contar con la correspondiente autorización de residencia y trabajo en España para ser contratado en España.


¿Quién puede firmar un contrato de trabajo?

Tanto el trabajador como el empleador deben firmar el contrato de trabajo.

En el caso de que el empleador sea una persona jurídica, este contrato debe ser firmado por un administrador de la empresa o una persona apoderada para representar a la empresa.

Los trabajadores deben firmar este contrato personalmente, siempre que sean mayores de 18 años o mayores de 16 años emancipados (es decir, menores que no viven junto a sus padres) y tengan capacidad plena para la firma de documentos jurídicos. En los casos de menores de edad de 16 a 18 años, o de personas incapacitadas judicialmente, este contrato deberá ser firmado por las personas que ejerzan la patria potestad o por sus representantes legales (p. ej. por un tutor).


¿Quién no puede firmar un contrato de trabajo?

Los menores de 16 años no pueden ser parte de un contrato de trabajo. Únicamente, la Administración puede autorizar puntualmente que trabajadores en espectáculos públicos (p. ej. cantantes, actores, etc.) menores de 16 años realicen su actividad.


¿Cuál es el plazo de duración de un contrato de trabajo?

El contrato de trabajo puede ser indefinido, es decir, no tiene una fecha concreta de duración; o temporal, cuando el contrato de trabajo tiene una duración concreta.

El contrato temporal solo puede ser utilizado en las situaciones de temporalidad reconocidas por el Estatuto de los Trabajadores: eventual por circunstancias de la producción e interinidad.

El plazo de duración del contrato de trabajo temporal eventual por circunstancias de la producción no puede ser superior a seis meses dentro de un período de doce meses, prorrogable una vez, siempre que no se trate de aumentos cíclicos y previsibles de las necesidades de contratación (en ese caso será necesaria la firma de un contrato de trabajo de carácter fijo-discontinuo) o bien se trate de contrataciones por periodos breves (p. ej. contratación para la campaña de Navidad).

Por último, el contrato de trabajo temporal de interinidad será igual al tiempo que dure la ausencia del trabajador sustituido.


¿Qué es necesario realizar una vez que ha completado este contrato de trabajo?

El trabajador y el empleador deben firmar este contrato en tres ejemplares. La firma se debe realizar tanto en la parte final del contrato señalada al efecto como en el margen izquierdo de cada una de sus páginas.

Antes de que el trabajador empiece a trabajar, el empleador debe comunicar el alta del trabajador en la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social correspondiente al domicilio de la empresa (o por internet a través del Sistema RED).

Asimismo, el empleador está obligado a comunicar al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) el contenido del contrato en un plazo de diez días desde su concertación, aportando una copia firmada del contrato.

Igualmente, el empleador debe entregar una copia de este contrato a los representantes de los trabajadores en la empresa (p. ej. el comité de empresa) en un plazo no superior a diez días desde su formalización.

Por último, si el empleador desea beneficiarse de incentivos a la contratación (por emplear a personas con discapacidad, parados de larga duración, jóvenes, etc.), este contrato se debe formalizar en el modelo oficial elaborado por el SEPE.


¿Qué documentos deben adjuntar las partes a este contrato de trabajo?

Las partes pueden adjuntar, si lo desean, los documentos que deseen para clarificar el contenido del contrato o facilitar su interpretación, así como para demostrar la capacidad para la firma del contrato de un representante o apoderado del cliente o profesional. Así, las partes pueden adjuntar, entre otros, los siguientes documentos:

  • La copia del DNI o tarjeta de residencia (TIE) del trabajador.

  • Una descripción detallada del puesto o de las tareas que el trabajador se compromete a realizar.

  • La copia de la autorización o poder que permite a una de las partes firmar en nombre de la persona o empresa que representa, así como de sus documentos de identificación.

  • Una copia de las medidas de seguridad que el trabajador debe respetar o cumplir para llevar a cabo


¿Debe el empleador inscribir este contrato en un registro público?

El empleador está obligado a comunicar al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) el contenido del contrato de trabajo en un plazo de diez días desde la fecha de su firma, enviando una copia firmada de este contrato.

Si la empresa cuenta con representantes de los trabajadores (p. ej. delegados de personal o comité de empresa), el empleador debe enviar al SEPE una copia del contrato de trabajo firmada por dichos representantes.


¿Cuál es la legislación aplicable?

De forma general, es aplicable al contrato de trabajo el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

A los contratos temporales, también es de aplicación el Real Decreto 2720/1998, de 18 de diciembre, por el que se desarrolla el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores en materia de contratos de duración determinada.

Además, el contrato debe respetar lo establecido en el convenio colectivo aplicable.


Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.


¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Rellenar el modelo